El apego

“No te despegues del bebé las primeras horas, los primeros días.. Que toque tu piel, duerme con él, que pueda sentirte pegadita a él, que podáis por fin conoceros. Ponle pasión”. Este es el consejo que siempre doy a mis amigas futuras mamás que me preguntan. Porque en esos primeros días se forma algo muy importante que durará para siempre: el apego. Ese lazo de unión especial y único que no se forma con ninguna otra persona, que surge en la relación madre-hijo y que te hace sentir cosas muy especiales y únicas. La “Teoría del apego” fue elaborada por el psicólogo John Bowlby tras estudiar las dificultades que presentaron los huérfanos y sin hogar tras la Segunda Guerra Mundial. Su principio más importante declara que un recién nacido necesita de la existencia de esta relación para que su desarrollo social y emocional se produzca con normalidad. Estas relaciones son muy amplias, pero las más importantes son las de asegurar la supervivencia de la cría, darle seguridad, autoestima, fomentar la empatía y la posibilidad de tener una comunicación emocional privilegiada, así como refugiarse en situaciones de angustia o confusión para sentirse seguro. Esa inicial dependencia se transformará con el tiempo en independencia.
image

image
image
image

Pero no siempre es fácil. Influyen muchos factores externos que pueden dificultar el proceso como el tipo de parto, nuestra recuperación, el desajuste hormonal o los llamados cólicos del lactante. Y ya que nombro los famosos cólicos, aprovecho para decir que, tras mi experiencia, éstos no tienen nada que ver con los aires mal expulsados o con los gases a medio camino. El llanto inconsolable de esas primeras semanas que padecen algunos niños y sufren sus asustados papás va más con la adaptación al medio nuevo o la inmadurez. Que quede claro que es una opinión personal tras analizar y comparar varios casos.
Con el apego también tiene que ver la ansiedad por la separación. Cuando un bebé se separa de su figura de apego y llora se considera una respuesta normal y adaptativa a un bebé apegado. Es decir, cuando nuestro bebé (de los 6 meses a los 18 meses) no quiere quedarse con la abuela, ni con la prima, ni con la vecina, es completamente normal, forma parte de su desarrollo y además es un signo positivo de que se ha establecido correctamente esa relación. Y por el contrario, un niño que siente que no hay apego trata de forma similar al extraño que a la madre (o figura de apego), es un niño rebelde y tiene baja autoestima. Tiene poca o ninguna irritación con la separación y poca o ninguna respuesta al volver. En este caso, la madre no muestra o muestra poca irritación al llanto del niño, desalienta el lloro y alienta la independencia.
image
Así que esta teoría nos hace ver que un bebé tiene que estar en los brazos de su madre todo el tiempo posible y que haciéndolo así no lo malcriará sino que estará construyendo algo muy positivo para su futuro. Este tipo de comportamientos y actitudes le marcarán para toda la vida.

Anuncios

Mi pequeña

Daniela ya está con nosotros. Llegó puntual, en la fecha prevista, con todo organizado y preparado para que su llegada supusiera el menor cambio posible en las rutinas de los hermanos. Y su nacimiento ha marcado otro día inolvidable, lleno de momentos únicos como el ver su carita por primera vez y la de los hermanos cuando la vieron a ella. Porque cada nacimiento es único y se queda grabado para siempre.
image 7
Y con la misma tranquilidad que viví el tercer embarazo me enfrento a su crianza, con esa seguridad que te aporta la experiencia, aunque con la misma emoción que con el primero. Con el mismo instinto animal y salvaje que me hace no despegarme de ella, querer dormir con ella, respirar con ella, respirar su olor, pasar las horas mirándola y e intentando comprobar una vez más la magia de la genética. Ver como se parece más al hermano mayor que a la mediana, ver como tiene las manos de su madre y la nariz de su padre.
Esta es la presentación oficial de la pequeña Daniela. Con la que a partir de ahora pasaré largos ratos y la que me ocupará muchas horas del día aunque seguiré sacando tiempo para contároslo.
image3
Feliz Miércoles!

Daniela

Así se llamará nuestra pequeña a la que conoceremos en unos días. Nos ha costado decidirnos pero finalmente éste ha sido el elegido porque nos transmite dulzura y a la vez carácter y personalidad. Gabriel, Carla y Daniela… Y así quería compartirlo con vosotros.
Cuando supe que estaba embarazada tenía mucha ilusión por contárselo a Gabriel y a Carla, ver cual era su reacción y hablar con ellos de un bebé nuevo en casa.
image
También tenía muchas ganas de disfrutarlo a tope ya que creo que la experiencia te da mucha seguridad. Y de hecho así ha sido hasta ahora. Este tercer embarazo ha sido el que más he disfrutado, el que menos miedos he tenido y también el que más rápido me ha pasado! Ya estamos en los últimos días y me parece que fue ayer cuando lo supimos. Algunas de estas fotos están en el perfil de La maternidad y más de Instagram, mi red social favorita a la que estoy totalmente enganchada ;).
image
La casa ya está preparada para la llegada. Tras sufrir varios días el llamado síndrome del nido y no parar de ordenar y organizar, creo que ya está todo listo. La vuelta al cole de los niños me ha ayudado a poder centrarme más en el próximo nacimiento y a tener presente que otra etapa se acaba. Así que hasta la pequeña Carla ha tenido que adaptarse a una jornada extensa de guardería (de 9 a 5) para que todo esté lo más organizado posible. A cambio de este esfuerzo por parte de todos, llega un nuevo miembro a la familia. Llega Daniela. Una hermanita para Carla, a cambio de esa larga jornada.. Una hermana más para Gabriel a la que atender y proteger ( es el hermano protector por excelencia). En fin, que un hermano es el mejor de los regalos.
image
image
image
image
image
Feliz miércoles!

Soy primeriza

Hoy escribo en honor y me solidarizo con todas aquellas que estáis esperando o que acabáis de tener vuestro primer hijo, en especial con mi amiga Estrella de La Fruslería, un puesto del mercado de San Fernando, en Lavapiés, donde podréis encontrar muchas cosas interesantes para vuestros babies.
Durante el primer embarazo se experimentan muchos cambios y las hormonas que están fuera de su órbita a veces nos lo ponen un poco difícil pero con paciencia y actitud positiva todo se restablece. Los miedos y las dudas están presentes desde que aparece el positivo en el test aunque cuando ves que todo sigue su curso, van pasando las semanas y todo está en orden te vas relajando y disfrutando del nuevo estado. Lo mejor estará por llegar.
image
Una vez que tenemos decidido dónde y cómo queremos dar a luz solo hay que esperar el momento. No hay que tener miedo ni prisas ya que los primeros partos suelen durar varias horas y tendremos tiempo de sobra de prepararnos e ir al hospital. Todo el tiempo que aguantemos en casa o haciendo alguna actividad que nos entretenga acortará el proceso.
Llegado el momento, disfrutad de la experiencia porque será de las mejores de vuestra vida. Sentir nacer a vuestro hijo, ponerle sobre vuestra piel, mirarlo, olerlo, reír o llorar… Es pura magia.
Durante las primeras horas es muy recomendable ponerle piel con piel con la madre así que intenta tenerle sobre ti desde que nace. Duerme con él si te apetece, cógelo en brazos todo lo que puedas.. y olvídate del “se va a acostumbrar a los brazos”.. aún son muy pequeños y además, qué tiene de malo acostumbrase a los brazos de mamá! Donde tiene que estar un bebé sino? Ahora hay una infinidad de modelos de porta bebés de los que ya os hablaré más adelante.
En esta primera etapa comienza a formarse un vínculo inquebrantable que os unirá para siempre. Ese apego entre ambos es lo que hace que la relación madre-hijo sea única. Os puedo asegurar que conozco madres que no han podido vivir así este momento, que las primeras horas no las pasaron juntos y este vínculo ha tardado más en llegar.
image
Entrégate. Vivirás la maravillosa experiencia más intensamente aunque quizás, cuando uno se entrega e implica más en algo también sufre más pero en mi opinión merece la pena.
Relájate. Déjate llevar por el sentido común y el instinto. Serán tus mejores guías. Pregunta todas tus dudas. Es importante también encontrar un pediatra con el que sientas que hay feeling, que confíes plenamente en él, ya que se convertirá en algo más que un médico.
Relativiza. Nada es para tanto y lo que hoy ves como un gran problema mañana será anecdótico. Quizás no sea tan bonito como te habías imaginado o quizás te sobrepase el cambio pero todo pasará y será cuestión de tiempo.
image
En definitiva, disfruta de todo lo que te está pasando. Es una etapa muy corta e intensa en la que tu vida y tus prioridades cambiarán por completo. Habrá un antes y un después. Ya no podrás imaginarte la vida sin ellos.

Mucha suerte chicas!